Artículos Destacados
Artículos recientes

Breve esbozo sobre la absenta





En el último tercio del s. XIX por culpa de la plaga de la filoxera, el precio del vino en Francia se disparó y la absenta se convirtió en una opción al alcance de todos los bolsillos, hasta el punto que se convirtió en la bebida nacional más consumida.


Puede obtenerse por destilación de las hierbas (mejor calidad) o por mezcla de esencias con alcohol (son peores que las destiladas).
En Francia se prohibió en 1915, principalmente por presiones de la industria del vino para eliminarla como competencia y de las ligas abstemias. Poco después en toda Europa. En España, Portugal e Inglaterra siempre ha sido legal. En los años 80 se levantó la prohibición en la Unión Europea, mientras que en Estados Unidos son legales las que no rebasen los 10 mg/l de tuyona.

Hay mucho cuento alrededor de las tuyonas del ajenjo. Pueden ser tóxicas pero antes de llegar a ese punto uno acabaría intoxicado propiamente por todo el alcohol que se ha metido entre pecho y espalda.

Lo de absenta alta en tuyonas o los efectos psicoactivos es una estrategia de marketing de ciertas marcas que exageran el malditismo y el encanto de lo prohibido (aunque no lo esté) para vender la moto.

Todo eso de las convulsiones y alucinaciones se puede explicar por las sustancias tóxicas con las que se adulteraba para darle color verdoso (salía más barato emplear antimonio o cobre que la propia clorofila de las hierbas en una época en la que no había Inspecciones de Sanidad) ¡Y porque tiene casi 70º! No por nada se toma rebajada con agua.

Y eso de absentas rojas, negras o con cannabis es un pegote. Hay que escapar de las de colores chillones o estrafalarios, indican que no son de las buenas.La verdadera, valga la redundancia, es la verde o incolora. Todo eso de las absentas rojas, azules y negras es una aberración, como colonia con colorante. La absenta como tiene que ser es incolora o de color verde pálido o verde oliva. En las buenas el color verde es por la clorofila de las hierbas y con el paso del tiempo las absentas envejecidas se vuelven amarillentas como las hojas en otoño (feuille morte) al perder dicha clorofila.

Beberlo a chupitos es bastante cafre. Es que se tiene que beber según el ritual. Rebajada con agua al gusto de cada uno y deleitándose viendo cómo se torna blanquecina (lo que llaman louche). El sabor (y amargor) dependerá de cuánto ajenjo y anís lleve.

Puede beberse de un tirón ya que el azúcar no es soluble o mejor todavía degustándola lentamente con pequeños sorbos. Y lo de quemar el terrón es una gañanada que se han inventado recientemente.
Las de la República Checa son un truño: carecen de anís. Y la absenta debe llevarlo, poco o mucho (entre otras muchas hierbas). Así que para un purista la absenta checa sólo lo sería de nombre.

La absenta debe estar compuesta necesariamente de hinojo, ajenjo (que le da un sabor amargo) y anís (el responsable de que la bebida cambie de color al echarle agua), y además puede llevar otras diversas hierbas.

Lo que más abunda en los bares son sucedáneos carentes de anís, que no son otra cosa que alcohol de muy elevada graduación con colores estrafalarios. Estos mejunjes, que de absenta sólo tienen el nombre, se inventaron en la República Checa en los 90 y para hacerlos tragables se sacaron de la manga el numerito de prender fuego (popularizado en mala hora por varias películas). Estas "absentas" checas no cambian de color con el agua y algunas para más inri son bastante caras gracias al márketing y a los ignorantes.

La absenta inicialmente se concibió en Suiza durante el s. XVIII como medicina (tónico digestivo y antipirético) -como inciso, diré que en la Antigüedad el vino también era considerado medicina y se tomaba mezclado con agua.
La forma de beberla es la siguiente: se echan dos o tres dedos de absenta en la copa y luego se vierten 3-5 partes de agua muy fría de forma que empapen y disuelvan el terrón de azúcar que se ha puesto en la cuchara perforada encima de la copa. La gracia es hacerlo lentamente, gota a gota, y ver cómo cambia el color de la bebida y se hace opaca. Y así se rebajan los 68-72 º de la bebida y se hace más sabrosa pues se libera plenamente el aroma floral y herbáceo concentrado en la bebida.

http://www.youtube.com/watch?v=40k7SkXi3Rc

Hay quien no le pone azúcar, eso ya depende del paladar personal.

Las marcas españolas en general son bastante mediocres y suelen caracterizarse por el predominio de anís.

Hay que huir de las marcas checas (Hill, King of Spirits, Sebor,...) como del diablo.

Por unos quince euros puedes pillar un litro de Absenta Túnel en el super, pero es una mierda y es preferible gastarse algo más de dinero en comprar una marca buena porque la diferencia es abismal.

Marcas recomendables son las Jade (Francia), Eichelberger (Alemania) y las suizas Brevans y Duplais. Su precio suele rondar los 30-40 euros la botella de medio litro, siendo más caras las de la destilería Jade. Disponibles en licorerías especializadas y en tiendas on-line.

Como última curiosidad: Marilyn Manson es un aficionado a esta bebida y ha creado su propia marca, a la manera tradicional, la Mansinthe (66'6 º).







Comparte y disfruta:

2 comentarios en este artículo

  1. Estoy deseando probarla de tu mano...uhnnn

  2. Mientras el foro se arregla estamos aquí:

    http://officebreak.creatuforo.com/index.php

Deja un comentario

Sponsors
Artículos más vistos
Nuestro Twitter
Comentarios más Recientes