Artículos Destacados
Artículos recientes

Lecturas recomendadas: "Malazan Book of the Fallen" de S. Erikson

Como comenté en mi anterior entrada sobre "Príncipe de Nada", la saga de Steven Erikson "The Malazan Book of the Fallen" (en español "Malaz: El libro de los caídos") es otra de las grandes referencias de la fantasía épica de hoy en día, junto a la consabida "Canción de Hielo y Fuego" de G.R.R. Martin.

La ventaja que ofrece Malaz es que se trata de una serie terminada, de diez volúmenes nada menos, cada uno de ellos rondando o superando las mil páginas. Así que si uno decide enfrentarse a ello, tiene horas de diversión sin cuento por delante.

Los títulos de los libros son: "Gardens of the Moon" (editado en español, "Los jardines de la luna"), "Deadhouse Gates" (en español "Las puertas de la Casa de la Muerte"), "Memories of Ice" ("Memorias de hielo"), "House of Chains" ("La casa de Cadenas" recientemente publicado en español), "Midnight Tides" (aun no se ha editado en España, como tampoco los siguientes), "Reaper's Gale", "The Toll the Hounds", "Dust of Dreams" y "The Crippled God". 
En España los está editando guapamente "La Factoría de Ideas", tras un intento fallido de "Timún Mas", en inglés se pueden encontrar en las editoriales "Bantam" o "Tor" y fácilmente conseguibles a través de The book depository.



Su autor es Steven Erikson (el buen hombre de la foto), canadiense como Scott Bakker (el autor de "Príncipe de Nada"), cuenta la leyenda que su mundo fue concebido como marco para una partida de rol, que luego se le fue de las manos. Demos gracias a Dios que no se quedó en eso, porque el mundo que concibe Erikson, junto con su colega Esslemont (que también sitúa sus novelas en él), es de lo más vasto y trabajado que nunca se ha visto. Comparándolo con el Westeros de Martin o Ëarwa de Bakker los deja pequeños, tanto en la profundidad de su historia, como en lo trabajado del mundo.

Aquí tenéis el link a su página oficial:

 Las influencias que su obra contiene a mí no me parecen tan evidentes como las de otros autores como Bakker, en algunas cosas me recuerda algo a Zelazny, en otras a Heinlein (y sus "Tropas del Espacio"), o a Glenn Cook (y su "The Black Company") o a Fritz Leiber (y alguna de las historias de Fafrd y el Ratonero Gris).

Erikson tampoco contiene la mano a la hora de sacrificar personajes carismáticos a la manera de George Martin, no hay problema, en el siguiente libro vuelve a ponerte sobre la mesa un montón de nuevos personajes que también va aniquilando según sus necesidades. Así que si empezáis a leerlo no os encariñéis con nadie, ya que probablemente termine muriendo (aunque luego "ascienda").



Una cosa hay que advertir a aquel que se acerca a Malaz, es muy posible que la primera parte de "Los jardines de la luna" le resulte difícil o incomprensible, Erikson no explica nada, la información del mundo te la vas encontrando a medida que te mueves por él, así iremos aprendiendo su historia, sus mitos, sus religiones, su antropología, su magia... Eso hace que si no somos capaces de sumergirnos en la propia historia no entenderemos nada y quedaremos sumamente frustrados - aunque evidentemente para el que no aguanta no tener una explicación inmediata de todo hay herramientas que los friquis han diseñado para nosotros como:

o

Allí podremos despejar dudas o refrescar la memoria (aunque habrá que ir con cuidado con los spoilers, naturalmente). Porque no nos engañemos es una lectura que exige, para haceros una idea, algunos sucesos de los primeros libros sólo los comprenderemos plenamente tres o cuatro mil páginas después.

Para que os hagáis una idea de la vastedad de su mundo este podría ser un mapa mundi del mismo,  prácticamente transcurren eventos relevantes de la historia en todos sus continentes, que no son pequeños, previsamente. 



El estilo es bueno, mucho diálogo, mucha acción, mucha reflexión, poca descripción. Pero, sobre todo, mucha épica, especialmente en el segundo, el tercer y el cuarto libros, y unos personajes memorables (los "Bridgeburners", Karsa Orlong, Coltaine, etc, etc.). Hay sangre y muerte por doquier, lo que saciaría a cualquier fan de Robert E. Howard. También hay algún toque de humor negro, pero que sirve para rebajar la tensión. Y también tenemos tramas y tramas detrás de las tramas que encantarían a los Meñiques y los Varys de la vida.

En suma, aquellos que os adentréis en Malaz disfrutadlo como yo lo estoy haciendo y sed testigos de su historia. Como diría Karsa Orlong: "Witness."





Comparte y disfruta:

2 comentarios en este artículo

  1. Mientras el foro se arregla estamos aquí:

    http://officebreak.creatuforo.com/index.php

  2. Mientras el foro se arregla estamos aquí:

    http://officebreak.creatuforo.com/index.php

Deja un comentario

Sponsors
Artículos más vistos
Nuestro Twitter
Comentarios más Recientes